Principal » El ayuntamiento » Presentación
  • Introducción
  • Boiro es un municipio coruñés de las Rías Baixas situado en la vertiente meridional de la sierra del Barbanza, macizo que, a modo de península, separa la ría de Muros-Noia al norte y de Arousa. Se trata de un espacio orientado al sur, de unos 86 km2 de extensión en el que se aprecia el marcado contraste de montaña -que recorre el norte del municipio- y la amplia franja costera que, a sus pies, da al mar de Arousa.

    Por muchos motivos Boiro es un lugar para visitar, gozar, admirar, caminar...

  • Un lugar para visitar
  • La arquitectura religiosa ocupa un lugar preeminente en el patrimonio cultural de Boiro, prueba de esto son sus iglesias parroquiales, que suponen lo más destacado en el siglo XVIII y muestran el florecimiento económico que se produjo en estas tierras en este siglo. Cualquiera de estos templos merece ser visitado, pero tal vez los más representativos de la cultura de la zona sean: San Vicente de Cespón, San Cristovo de Abanqueiro, Santa Baia de Boiro y San Xoán de Macenda.

  • Un lugar para gozar
  • La costa de Boiro se distingue por sus playas resguardadas, ofreciéndole al visitante un lugar tranquilo donde bañarse, tomar el sol y gozar de las posibilidades que ofrece la costa. Playas como Barraña, Carragueiros, A Retorta, A Ladeira do Chazo o Mañóns son relajantes espacios de diversión que atraen a las personas que huyen de la masificación.

  • Un lugar para admirar
  • Entre las rías de Arousa, Muros y Noia se levanta la sierra del Barbanza. Tanto el paisaje como la fauna y flora de esta sierra hacen de ella un centro de interés para los amantes de los espacios naturales. La panorámica sobre las rías es cara los valles, sus espectaculares cascadas, las manadas de caballos pastando en libertad la convierten en un lugar privilegiado de gran valor ecológico. Rutas a pie o en bicicleta como las que llevan a la Charca de Abanqueiro, las lagunas de Carragueiros, o el estuario del Río Beluso permiten apreciar el contorno en toda su belleza.

  • Un lugar para caminar
  • Los hombres y las mujeres del neolítico construyeron entre el 3500 y el 2000 antes de Cristo numerosos monumentos funerarios (“mámoas”) en todo el territorio ocupado hoy por el ayuntamiento de Boiro. Los más significativos se hallan en las tierras del Barbanza, en donde es posible visitar uno de los conjuntos megalíticos más importantes del noroeste gallego.

    Los petroglifos de “Pedra da Craba” y “Pedra da Bouza” son gravados sobre rocas al aire libre. Fueron realizados por gentes que vivían en la edad de bronce, entre el 2000 y el 1000 antes de Cristo, y representan figuras de animales y otros motivos abstractos.

    Los “castros” son aldeas fortificadas de la edad de hierro, el período final de la prehistoria. En ellos habitaban comunidades que practicaban la agricultura, la ganadería, la pesca y el marisqueo. Los más conocidos se sitúan en la costa, en donde era mucho más fácil desenvolver ese tipo de recursos. U recorrido por los “castros do Achadizo” y “Neixón” permite ver los restos escavados de sus pobladores y nos ayuda a entender como sería parte de su vida cotidiana.

Especiais
Taboeiro